Cafetin de Taipei

El blog menos visitado de la Internet

Archivos para sociales

UVA…perdón, UBA

El día lunes 31 de marzo docentes y estudiantes de la universidad de Buenos Aires marcharon de Plaza Houssay al Ministerio de Educación en reclamo de mejores condiciones de estudio y trabajo.

La jornada de la manifestación, dentro del ámbito académico, se caracterizó por la modalidad de clases públicas y debates en las aulas. Allí docentes y estudiantes manifestaron sus opiniones acerca de la crisis presupuestaria y edilicia que atraviesa la UBA en estos momentos.

La situación de la universidad es crítica. Desde hace meses las facultades de medicina, odontología, farmacia, sociales, y derecho no tienen gas porque la empresa suministradora del servicio considera que no se cumplen los requisitos mínimos de seguridad en dichas construcciones. Es el caso de medicina donde Metrogas encontró fugas y fallas relevantes en las instalaciones. Siendo el gas necesario para cursar autoridades de dicha facultad decidieron utilizar garrafas, quedando en peligro la vida de aquellos que se encuentren estudiando y trabajando allí. Cálculos realizados dan como cifra necesaria para las reparaciones alrededor de 22 millones de pesos.

En varios edificios se han registrado caídas de mampostería, como son los casos de las facultades de psicología e ingeniería. En esta última una placa de mármol de la fachada cayó de una altura de 20 metros.

El proyecto del edificio único para ciencias sociales es un tema que data muchos años. La obra se encuentra detenida hace meses y mientras tanto los alumnos continúan la cursada diseminados en 3 edificios, Ramos Mejía, Marcelo T de Alvear, y Constitución.

La situación académica se ve agravada por la intención de cierre del CBC Merlo, única sede existente en el oeste de Buenos Aires. El cierre de la unidad en cuestión dejaría sin posibilidades de acceder a la universidad a varias personas. Una asamblea conformada por docentes y estudiantes evitó, el 27 de marzo, el cierre de la misma. Este conflicto tiene su eje en el hecho de que las autoridades de la UBA propusieron al municipio de Merlo que se haga cargo de los salarios correspondientes a la sede.

Relativo al reclamo salarial los docentes encuentran irrisoria la última propuesta del estado nacional, donde el salario del cargo testigo ascendería a $1111,46. Aumento que no puede hacer frente a la inflación. El incremento ofrecido (de un 19%) por el secretario de políticas universitarias del ministerio de educación se haría concreto en 3 cuotas, sobre las cuales no fueron precisados los tiempos de efectivización. Asimismo la obra social elevó el precio de las cuotas y los aranceles de ciertos servicios, suceso que torna aun más relativa la reciente propuesta de incremento salarial.

Otro tópico del conflicto son los casi 17000 docentes ad honorem que continúan sin percibir sueldo alguno, y aquellos que realizan suplencias las cuales ya no se abonan. Por cuestiones presupuestarias la UBA no otorga salario a aquellos docentes que realizan suplencias. Las alternativas ante esto son, desempeñarse ad honorem, o que aquel que se encuentra bajo licencia resigne su goce de sueldo y lo deje de su compañero.  

Con un superávit fiscal elevado y reservas que ascienden a 50 mil millones de dólares resulta contradictoria la situación vivida por la educación pública, y específicamente la universidad de Buenos Aires.

Finalmente la manifestación realizada arrojó como resultado un nuevo ofrecimiento por parte del gobierno nacional. En una reunión llevada a cabo el viernes 4 de abril  el gobierno nacional elevó el incremento salarial de un 19% a un 22% a pagar en 3 cuotas en los meses de abril y septiembre de 2008, y enero del 2009. Los representantes del gobierno presentes en la reunión no hicieron alusión alguna a los demás reclamos, entre los que se incluyen la situación de los docentes ad honorem y el estado en el que se encuentran las diferentes facultades.

Frente a tales resultados se fijó un nuevo encuentro a realizarse el día 7 de abril y  la CONADU Histórica convocó a un paro de 48 horas durante el 8 y 9 del mismo mes.

Entretanto la UBA mantiene su funcionamiento, las clases continúan, pero en un ambiente de incertidumbre.