Cafetin de Taipei

El blog menos visitado de la Internet

Archivos para octubre, 2008

LA CONQUISTA EN NUMEROS

Dos sombras encerradas en una casa aislada por el alambrado. Un pueblo es rematado en una legislatura. Una provincia convertida en el feudo de un rey extranjero. Un país rifa su soberanía.

Estas aseveraciones no colorean el mapa de un pasado de dominio, ni la realidad del continente negro, sino que configuran la situación de reparto y propiedad de tierras en la republica argentina. Basta decir que, según un informe realizado por la Federación Agraria Argentina, el 10 % del suelo nacional se encuentra en manos de dueños extranjeros para terminar de ilustrar el grave panorama. A 130 años de la, mal llamada, conquista del desierto hoy se repite la invasión de manos foráneas sobre poblados y terrenos. Pasados de moda los rifles remington las herramientas de la nueva vanguardia son abultadas billeteras y mecanismos de venta irregulares.

El ejemplo más significativo, por repetidos episodios que fueron noticia en los últimos tiempos, es el del millonario Douglas Tompkins propietario de 230 mil hectáreas en la provincia de Corrientes. Las tierras en cuestión incluyen caminos, una escuela (palabras de un poblador dicen que fue demolida por el norteamericano), viviendas (desalojadas por orden del nuevo dueño), un cementerio y los espejos de agua del sistema del Ibera cuyos accesos fueron cerrados. Caso emblemático también es el de la familia Benetton, italianos nativos y uno de los mayores terratenientes de la Argentina, con sus 900 mil hectáreas en la Patagonia. Vecino de los empresarios textiles, el británico Joseph Lewis es amo de 14 mil hectáreas que incluyen las tierras que rodean Lago Escondido y la cuenca del Río Azul.

Los números y el fraude siguen. La empresa chilena Arauco es propietaria del 6% del territorio de la provincia de Misiones. El grupo AIG cuenta entre su patrimonio 1 millón y medio de hectáreas en Salta, alrededor del 7% del territorio provincial. GCN Combustible SRL posee 700 mil hectáreas catamarqueñas. Un grupo malayo adquirió 250 mil hectáreas en la cordillera mendocina.  La estrategia de compra compartida por todos es la omisión del Art.2639 y 2340 del código civil, establece el libre acceso a los espejos de agua y a las riberas (considerados bienes de dominio publico), y del decreto ley 15385/44, declara de conveniencia nacional que las zonas de seguridad nacional  (hasta a 150 kilómetros de las fronteras y 50 kilómetros de las costas) pertenezcan a ciudadanos argentinos nativos. Dejando de lado el daño realizado a la soberanía del Estado y de los ciudadanos.

Investigaciones y hechos concretos señalan que la época de liquidación en el mercado argentino de tierras llego para quedarse. Avisos aparecidos en una publicación inglesa, Financial Times, y denunciados por el diputado chubutense Fernando Urbano ofrecen a la venta la naciente del Río Foyel junto a 8 millas del mismo río, 5 millas del Río Chubut, un valle entero y 47880 acres, mientras que otro publicita una propiedad de 200 acres ubicada en la costa de Puerto Madryn. Concientes de las necesidades de los compradores la legislatura de Corcovado, Chubut, colisiono con el gobernador de la provincia, Mario Das Neves, al autorizar la venta de campos a 64 dólares la hectárea en plena zona cordillerana donde las mismas, en palabras del mandatario, están valuadas en 20 mil o 25 mil dolares cada una. En el mismo sendero Catamarca autorizo la venta de 100 mil hectáreas a un grupo holandés a 8 dólares cada una.

Los casos sobran, los números aumentan, las tierras disminuyen y el suelo se diluye.